¿QUÉ ESTÁ SUCEDIENDO?

En agosto del 2019, lo que en un inicio pareció ser una visita rutinaria por parte de COEPRIS en respuesta a una queja “anónima”, se convirtió en el trago más desagradable que todos en la cervecería hemos tenido que tomar. Las autoridades contaban con la instrucción de clausurar la cervecería comentando que había incumplimientos a los lineamientos de operación, sin embargo esta clausura se anuló debido a las irregularidades con las que se llevó a cabo. 

En los siguientes días, en una conferencia de prensa del gobernador electo Jaime Bonilla, dio a conocer que él mismo fue quien pidió la inspección inicial por indicación de su hermano Alberto Bonilla, quien es vecino de la cervecería y con quien se había mantenido una relación amigable de buen vecino hasta ese momento.  A días de su toma de protesta como gobernador dio la instrucción de una clausura inminente. 

Desde octubre del 2019 continuamos siendo hostigados por las dependencias estatales y municipales, cada vez que se han presentado justifican su visita por diferentes motivos,  que han tenido como consecuencia múltiples clausuras y reaperturas. Cada una de ellas han sido llevadas a cabo ilegalmente, por lo que ha significado una violación de nuestros derechos, a lo que inmediatamente respondimos iniciando procesos legales en contra de quienes son responsables y partícipes del abuso de poder que han limitado drásticamente nuestra capacidad de operar como empresa hasta la fecha. 

Las acciones por parte de las autoridades estatales no solo nos impactan a nosotros y a nuestro equipo de trabajo; perjudican a toda la comunidad cervecera que ha sufrido sangre, sudor y lágrimas por la difícil tarea de hacer cerveza de calidad. Los Bajacalifornianos somos resilientes y afortunadamente, no estamos solos, juntos nos enfrentamos a los que están en el poder y no respetan las leyes ni a los ciudadanos que juraron proteger. Nos promulgamos en contra de que no haya consecuencias para quienes utilizan el privilegio de tomar decisiones impunemente; nos queda claro que aquellos quienes frustrados por nuestra combatividad recurren a la ilegalidad para imponer su voluntad, dejando muy en claro que no están buscando el bienestar ni los mejores intereses de a quienes gobiernan. 

En Insurgente, nuestro ejército crece cada día. Cada que tomas una de nuestras cervezas, emprendes esta lucha, te unes a nosotros, ¡te haces un Insurgente!

Tú puedes ayudarnos a continuar la batalla, una batalla de la que, con tu apoyo, saldremos victoriosos.

¡Sé un insurgente, toma artesanal!

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados